Financiación: lo bueno, lo malo y lo peor

¿QUÉ TIPO DE FINANCIACIÓN ES ADECUADA PARA TI?

Las personas buscan financiación por diferentes razones: para hacer una compra importante como una casa o un vehículo, comprar artículos caros como muebles y TV, hacer mejoras o reparaciones en el hogar, pagar la universidad o las facturas médicas... La lista es interminable.

Datos básicos sobre la financiación:

  • Siempre averigua el APR y tu pago mensual mínimo
  • Verifica tu puntaje de crédito, corrige cualquier error y cancela tus deudas antes de solicitar
  • Busca el APR más bajo
  • Negocia con acreedores y minoristas confiables

La mayoría de las personas financia un artículo al menos una vez en su vida

Los dos tipos de financiación principales son la asegurada y la no asegurada. La financiación asegurada se basa en un activo que el vendedor cobra para cubrir el contrato, si no está pagado. El financiamiento de autos y las hipotecas son dos tipos comunes de financiación asegurada. Por ej., si no pagas la hipoteca, el banco podría quitarte la casa.

La financiación no asegurada, como los anticipos y las líneas de crédito renovables, no requiere garantía, por lo que es más difícil de obtener que la asegurada. La aprobación de estos tipos de transacción suele depender de tu historial de crédito y de tus ingresos.

Contratos de venta a plazos

Un contrato de venta a plazos es un contrato asegurado que te permite solicitar el préstamo de un monto específico y devolverlo durante un período de tiempo específico. Por ejemplo, podrías pedir $2,400 y acordar la devolución de $200 al mes, más cargos de financiación, durante 12 meses en un contrato de 1 años.

Si compras muebles o electrodomésticos, esos artículos podrían usarse como garantía para asegurar el préstamo. Los contratos de venta a plazos con pagos mensuales, tales como la financiación DINERO SÍ® de Conn's, son una gran opción.

Cosas que debes saber antes de solicitar crédito

Puedes mejorar en gran medida tus posibilidades de obtener la aprobación si te informas un poco de antemano:

  1. Primero, consulta tu puntaje de crédito. Por ley, tienes derecho a obtener tres informes de crédito gratuitos (uno de cada buró de crédito) al año, los cuales puedes obtener en annualcreditreport.com. No tienes que pagar ningún cargo ni suscribirte a un servicio de información de crédito.
  2. Una vez que recibes tu informe de crédito, analízalo cuidadosamente para detectar errores y posibles fraudes. Si los hay, solicita que los corrijan de inmediato.
  3. Si tienes una deuda pendiente, paga el mayor monto posible.
  4. Cuando solicitas financiación, asegúrate de saber el APR, los términos de reembolso y los cargos por pagos demorados o no realizados.
La financiación se ofrece en varias formas. ¿Cuál es el tipo ideal para ti, y cuál deberías evitar?